4 consejos imprescindibles para un control eficiente de costos en tu negocio agrícola

4 consejos imprescindibles para un control eficiente de costos en tu negocio agrícola
May 22, 2018 Bárbara Aponte
Consejos imprescindibles para un control eficiente de costos en tu negocio agrícola

Controlar los costos de tu negocio agrícola comienza con una buena planificación

Los costos de tu negocio agrícola cubren el ciclo entero de tu operación, desde la planificación hasta la distribución. Para facilitar tu análisis de costos, comienza por detallar todas las etapas de tu ciclo de producción agrícola.

Un desglose general, por etapas, pudiera verse como sigue, aunque los detalles dependerán de la industria a la cual pertenece tu negocio agrícola:

  • Planificación: compra de semillas, preparación del terreno y maquinaria, siembra
  • Mantenimiento y cuidado: riego, fertilizantes, químicos anti-plagas
  • Cosecha: recogido, procesamiento, empaque, almacenaje
  • Distribución: transportista, combustible, etc.

A continuación, 4 consejos para un control eficiente de costos en tu negocio agrícola:

Planifica los recursos necesarios

¿Cuántas semillas necesitas adquirir? ¿Cuánto tiempo tomará preparar el terreno, qué maquinaria necesitarás y cuánta mano de obra hace falta? ¿Cuándo es el mejor momento para sembrar?

La respuesta a cada una de estas preguntas conlleva el uso de algún recurso. Puede ser un periodo de tiempo, así como una cantidad de personas o de materiales. De cualquier modo, todo recurso tiene un costo que necesitas considerar.

Si estás comenzando tu negocio agrícola, lo primero que debes hacer es buscar información sobre el ciclo agrícola de un proyecto similar al tuyo. Así tendrás una buena base de dónde partir.

Planifica más allá del inicio del ciclo. Considera también los recursos necesarios para las etapas siguientes: mantenimiento y cuidado, cosecha y distribución. No dejes nada a la suerte.

Estima los costos

Analiza cuánto cuesta cada actividad de tu negocio agrícola. Por ejemplo, calcula el costo de cada semilla o plántula. Multiplícalo por la cantidad de semillas o plántulas que necesitarás para cubrir el área de cultivo.

Del mismo modo, calcula cuánta agua necesitarás para riego y qué costo conlleva regar tu cultivo. No olvides incluir en ese cálculo la energía que consumen las bombas del sistema de riego.

Otros costos del ciclo de producción agrícola incluyen:

  • Fertilizantes (nitrógeno, fósforo, potasio, etc.) – Se calcula a razón de kilogramo por hectárea.
  • Agroquímicos (pesticidas, herbicidas, etc.) – Se calcula como porcentaje del costo total de los nutrientes de los fertilizantes.
  • Mano de obra (empleados y maquinaria) – Se calcula a razón del salario de un empleado, por día, por hectárea. En cuanto a la maquinaria, se calcula a base de horas de trabajo por hectárea.

A medida que obtengas el detalle de costos para cada actividad en tu negocio agrícola, anótalos en una lista. Una hoja de Excel servirá para empezar. Detallar tus costos te ayudará a tener una visión más clara de todo tu negocio. Además, te facilitará el próximo paso: hacer un presupuesto.

Presupuesta

Con una idea clara de los costos y el tiempo estimado de tu ciclo de producción, podrás presupuestar las necesidades de tu negocio agrícola.

Ten en cuenta que los estimados de costo se asignan para cada actividad del ciclo. En cambio, el presupuesto considera los costos en base al periodo de tiempo en el cual se incurrirá en esos gastos.

Sigue el siguiente ejemplo hipotético:

Durante el periodo de planificación y preparación, que dura tres (3) meses, necesitarás adquirir 50 semillas. Cada semilla cuesta $1. En esos tres (3) meses también necesitarás dos (2) máquinas para preparar el terreno.

Cada máquina requiere combustible y un trabajador diestro en su uso. Debes calcular el costo de cada una de estas actividades, individualmente. Todos estos se consideran costos variables.

Cuando sumas los costos de cada una de estas actividades, obtienes lo que será el presupuesto de esos primeros tres (3) meses de tu ciclo.

También debes incluir en tu presupuesto los costos fijos. Estos son los costos que se mantienen igual en cada ciclo y deben pagarse haya o no haya cosecha. Por ejemplo, el alquiler del terreno o la inversión en el sistema de riego.

Controla los costos de tu negocio agrícola

Aquí está la clave del éxito. Para controlar tus costos, debes fijarte en tus costos variables. Haz los ajustes necesarios para llevar esos costos al mínimo. Si se presenta la oportunidad de reducir alguno de tus costos fijos (como, por ejemplo, reducir el pago mensual de alquiler de terrenos), ¡mejor!

Para tener mejor control de tus costos variables, monitoréalos constantemente. Existen varias herramientas para hacerlo. Utiliza la que te permita ser más efectivo y eficiente. No necesariamente la herramienta con más capacidades es la ideal para ti. Si usas solo 3 de las 10 capacidades que ofrece una herramienta, debes optar por una más sencilla.

Dicho esto, mantente atento a las variaciones de costos por encima de tu costo base. Cuando haya alguna variación, anota la causa. Por ejemplo: Este año, el costo de las semillas aumentó un 3%. Será importante para poder hacer ajustes y mantenerte en presupuesto.

Tener un negocio agrícola exitoso es posible. Requiere disciplina y arduo trabajo, en el campo y en lo administrativo. Si no das abasto, considera delegar esta importante tarea a una persona capaz y de confianza. Tu éxito depende de ello.

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*