Potrero Los Llanos: 50 años de consistencia

Potrero Los Llanos

“La suerte es pasajera, la consistencia es permanente”, se lee en uno de los carteles que adornan la oficina central de Potrero Los Llanos.

En las paredes de la oficina se observan mensajes de aliento y esperanza, certificados de reconocimiento y dedicatorias, fotos de caballos y jinetes, retratos familiares, cuadros, banderas, y otros detalles que capturan los 50 años de consistencia de Potrero Los Llanos.

Inicios de la “Cuna de Campeones”

“Hace 50 años yo andaba por ahí en pampers de tela, y las Coca Cola se vendían a peseta”, recordó mientras reía, Eduardo Maldonado Ruiz, vicepresidente de Potrero Los Llanos.

Eduardo tenía 5 años cuando su abuelo, Eduardo Daniel Maldonado Sierra, y su padre, Eduardo ‘Danny’ Maldonado, comenzaron a forjar el potrero, actualmente conocido como la “Cuna de Campeones”.

“Mi padre me enseñó desde pequeño a montar caballos de paso fino y de carrera. Así fue como me introduje en el mundo de los caballos, y llevo 50 años como propietario del potrero”, expresó Danny.

Potrero Los Llanos, es uno de los principales lugares destinados a la cría de caballos y yeguas en Puerto Rico. Ubicado en Coamo, se dedica a la crianza de caballos purasangre con el fin de desarrollar la materia prima del hipismo puertorriqueño y fortalecer la industria hípica del país.

El valor de la genética

El caballo de carrera purasangre es único en su especie. “Al caballo de carrera tú lo sueltas, y va a salir a correr. Sus características genéticas son únicas dentro de todos los demás caballos”, explicó Eduardo.

El proceso de crianza de los atletas del hipismo puertorriqueño es uno bien técnico, preciso y planificado. En el momento de cruzar una yegua con un padrote, se necesita el apoyo y compromiso de muchos. “Eso conlleva análisis, estadísticas, estudios, consultorías de personas externas, y más, para llegar a lo que uno entiende que va a ser el mejor cruce genético de una yegua con un padrote”, detalló Eduardo.

La Cosecha de Atletas del Hipismo Puertorriqueño

La crianza de caballos purasangre es la fase agrícola del hipismo. Así como las frutas y vegetales tienen una temporada de cosecha y producción, en los potreros es primordial la época de breeding (reproducción), que está establecida por ley del 15 de febrero al 30 de junio de cada año.

“Una vez la yegua se preñe, se esperan 11 meses de gestación – durante los cuales puede pasar cualquier situación. Esa es la batalla más grande que uno gana cuando uno cría un caballo: el lograr que esa yegua te de un potrito. Luego empieza otro proceso que implica criarlo y llevarlo a una subasta. Eso requiere como un año adicional de trabajo. Hay que domarlo, caminarlo, peinarlo y bañarlo”, especificó Eduardo.

En el Potrero Los Llanos se esfuerzan a diario para lograr potros de calidad con un linaje y unos lazos sanguíneos bien documentados. Producen su propio heno para poder cumplir con una alimentación de primera. La dedicación de sus más de 20 empleados hace del esfuerzo una realidad. “Es un proceso bien técnico y difícil, pero al final del camino hay satisfacción. Tú has esperado tanto tiempo y has visto este proceso pasar que te hace sentir satisfecho por todo ese sacrificio”, dijo Eduardo.

Potrero Los Llanos

Un “Chinchorreo Elegante” al año

La subasta “es el día más importante para nosotros en el potrero porque es el día de vender nuestro producto una sola vez al año. Es un chinchorreo elegante”, describió Danny, el presidente del potrero.

Para esta celebración anual, el equipo del potrero se prepara arduamente. “Es un día bien agradable para el que viene a ver y comprar los caballos. Para nosotros es un día bien trabajoso, pero de mucha satisfacción”, expresó Danny.

Ese día, que suele ser para el mes de agosto, hay un desfile de todos los ejemplares. “Se presentan uno a uno y se le venden al mejor postor. Hay que ser bien metódico y solemne en el proceso de venta”, añadió el presidente.

“La esperanza de uno siempre es que salga un jibarito de aquí y pueda correr una carrera de allá, compartió.

La subasta de caballos purasangre comienza en $4,000 y puede elevarse hasta, por ejemplo, $155,000 dólares – cantidad más alta en el Potrero hasta ahora; situación que implica una “responsabilidad enorme”, según lo describió Danny.

La edición número 50 de su gran subasta de caballos purasangre aún está por celebrarse este año, pero el alegre desfile de sementales no se da todos los días. En ocasiones, surgen pausas y tropiezos en la carrera de Potrero Los Llanos.

Caballos Purasangre

Piedras en la Pista

Debido a las características tan exclusivas de un caballo purasangre, su precio puede ser uno elevado para los amantes de este deporte. En momentos de recesión económica en el país, en la crisis de 2008, la industria ha tenido que enfrentarse a complicadas situaciones, pero el Potrero Los Llanos ha buscado la manera de sobrevivir. Ante la notable disminución en compra de caballos, el Potrero sintió el suelo tambalearse, pero resistió la recesión. Además, para el beneficio de los amantes del deporte, ofrece opciones de financiamiento para el costo inicial de un semental.

Caballos Purasangre

Agua en la Jaulas

Como parte de la preparación ante el paso del huracán María, reubicaron las yeguas y los potros en las áreas abiertas del potrero, mientras reguardaban a los padrotes en sus jaulas. “El agua de los padrotes les llegaba básicamente hasta el pecho”, recordó Eduardo.

El día después del paso del ciclón, Eduardo no podía llegar al potrero debido a los escombros infinitos en el camino. “No podía pasar así que tuve que virar a mi casa y cruzar los dedos para que todo estuviese bien”, dijo. Cuando sí pudo llegar hasta las instalaciones, el día después, entre 5 personas trasladaron a los padrotes a una jaula seca mientras reparaban aquellas que estaban afectadas. Unos minutos más en la jaula, y hubiese sido otra historia.

Fueron días complicados. “Tuvimos escases de heno. No había. Llegó un momento en que se comieron todo el heno que quedó disponible”, lo poco que quedó tras las incontables lluvias. Se vieron obligados a cambiar el alimento; situación compleja para el estado del sistema digestivo del equino, que de por sí es sumamente sensible.

“Un desastre como todo Puerto Rico, y fue fuerte como por varios meses”, expresó Danny.

Tras la falta de servicio de agua, luz, comunicaciones, y más, “uno se siente impotente porque no hay nada que yo pueda hacer”, la única respuesta era continuar con lo poquito que quedaba, expresó Eduardo.

Adicional a la recuperación de las facilidades del potrero, el Hipódromo Camarero estuvo cerrado por largos meses. Se detuvieron las carreras, lo que causó una disminución significativa en el Fondo de Criadores de Caballos y en la compra de potros.

“Pasamos unos cuantos meses en esas, pero pasó y estamos en pie de guerra de nuevo. En pie de lucha; guerra, no hay”, dijo el fundador.

Carrera aún en la pandemia

La carrera de Potrero Los Llanos no se puede detener, aún en momentos de pandemia. Los caballos necesitan atención constante. El equipo comprometido de empleados continuó con sus tareas – cumpliendo con las precauciones ante el COVID-19 – para lograr la alimentación de los caballos día y noche, y atender con previsión los partos repentinos que suceden.

Presidente Asociación de Criadores de Caballos Purasangre de Puerto Rico

La importancia del fortalecimiento de una industria

La mayoría de los ejemplares que se venden en las subastas se quedan en Puerto Rico y corren en las carreras locales, pero en los últimos años se ha visto una tendencia de promover las carreras estadounidenses, situación que afecta directamente a Potrero Los Llanos.

“Los caballos de carreras le dejan dinero al gobierno de Puerto Rico. De la agricultura, esta es una de las áreas en las que podemos medir la cantidad de ingreso que representa un caballo que nace y corre aquí, en Puerto Rico”, dijo Eduardo, quien también es presidente de la Asociación de Criadores de Caballos Purasangre de Carreras de Puerto Rico.

A pesar del cierre por varios meses a raíz del COVID-19, el hipódromo generó un total de $111,229,816 en apuestas de carreras locales durante el 2020 – cantidad que supera en gran medida a las apuestas de años anteriores. Aún cuando la industria iba a descenso y la cantidad de criadores disminuía, actualmente se ve la luz al final del túnel con la modernización y el fortalecimiento de esta importante industria.

Potrero Los Llanos

La fórmula del éxito

Para los propietarios de Potrero Los Llanos existen varios factores claves en la travesía de esta carrera exitosa de 50 años. Algunos de estos son:

  • Empleados comprometidos

La agricultura puede tener etapas muy duras, especialmente cuando se enfrentan a huracanes, temblores, pandemia, y otras situaciones “que todo Puerto Rico ha pasado eso, y nosotros no somos una excepción, pero tenemos el honor y el orgullo de contar con nuestros compañeros de trabajo que no han faltado un día al potrero”, expresó Danny. Los empleados, muchos de ellos con más de 10 años de experiencia en la industria, y otros en la práctica universitaria, realizan a diario las tareas que realmente hacen la diferencia.

  • Planes fuertes de inversión

Para expandir y continuar las producciones, se debe invertir. “Negocio que no invierte, negocio que se va a quedar atrasado”, dijo Eduardo. Por esta razón, han invertido estratégicamente en la compra y adquisición de sementales y yeguas durante estos últimos años. Así continuarán ofreciendo ejemplares sobresalientes en la industria.

  • Confiabilidad y credibilidad

Por 50 años, Potrero Los Llanos se ha destacado por la calidad del pedigrí de los potros que presentan en y fuera de las subastas anuales. Su esfuerzo constante de conseguir los mejores cruces para la industria, promueven la confiabilidad y credibilidad de los amantes del deporte y los caballos purasangre.

Potrero Los Llanos

Por 50 años más de compromiso con la cría nativa

En la “Cuna de Campeones” solo hay visión para el crecimiento, el fortalecimiento de la industria hípica y la crianza de atletas nativos. “Nos sentimos muy orgullosos y estamos en momento de crecimiento porque tenemos más animales que nunca”, compartió Danny.

Para Potrero Los Llanos es un honor haber resistido los tropiezos del camino durante los pasados 50 años, y tener la fuerza y la confianza de continuar por muchos años más.

“Me hace sentir orgulloso poder continuar una cosa de familia que lleva 50 años, y me siento bien de poder ser parte de eso, y de poder, quizás, llevarlo a que cumpla 50 años más. Mi meta es dominar el caribe y mantenernos constante. Yo no me quiero morir sin lograr que un caballo de nosotros llegue a ganar un clásico en Estados Unidos”, compartió Eduardo. La línea de los Maldonado perpetúa. “Por ahí vienen mi hijo y mi hermano”, añadió.

Respaldo incondicional

En los negocios agrícolas se enfrentan momentos y situaciones de altas y bajas. En ocasiones, demasiados momentos complicados, por lo cual el respaldo incondicional es necesario. “Gracias al respaldo que nos da la entidad de Puerto Rico Farm Credit que nos motiva a seguir hacia adelante”, compartió Danny.

Para nosotros en PRFC es primordial el fortalecimiento de la industria agrícola en todas sus vertientes. Fomentemos los caballos de purasangre nativos y apoyemos las carreras del hipismo puertorriqueño.

0 Comments

Leave a reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*